Hope & Healing: The UF Health Blog

Un paciente recupera el movimiento del brazo gracias a una cirugía plástica de UF Health

Lee esta historia en Ingles. 

Durante seis años y sin ton ni son, Baltazar Carrillo (de 64 años de edad) sufrió un dolor agonizante en los brazos y las piernas.

“No existía pastilla que aliviase el dolor” dijo Carrillo.

Carrillo, que vive en Sanford, disfrutaba cortando el césped, viajando, y ayudando a sus cinco hijos ya mayores, hasta que el dolor llegó a ser insoportable las 24 horas al día.

En abril de 2019, se sometió a una cirugía de la espina dorsal a la altura del cuello, con el intento de aliviar el dolor de los brazos. Pero cuando despertó de la cirugía, ya no podía mover el brazo izquierdo.

Carrillo rompió a llorar delante de su hija.

“Cuando vi cómo estaba mi brazo, me pregunté ¿qué voy a hacer yo ahora?”  dijo Carrillo “ya no me quedaban esperanzas”.

Carrillo estuvo 15 días recuperándose en el hospital, con la esperanza de volver a sentir el brazo.  Después de someterse a una segunda cirugía, con el intento de descomprimir los nervios del cuello, no volvió a recuperar el movimiento del brazo. Su neurocirujano le dijo a Carrillo, que le referiría al mejor cirujano plástico de UF Health, el Cirujano Harvey Chim, M.D., FACS (Miembro del Colegio de Cirujanos Norteamericano), especialista en cirugías de manos y de nervios periféricos.

En octubre de 2019, Carrillo viajó a Gainesville para su primera consulta con el Dr. Chim.

“Mi primera impresión (del Dr. Chim) fue que parecía saber lo que hacía. Me pidió que moviese la mano, y yo la sentía, pero era incapaz de moverla” dijo Carrillo.

Carrillo había sufrido una lesión del plexo braquial, que son un grupo de nervios que se extienden desde la médula espinal en el cuello y bajan por el brazo. Estos mismos nervios controlan el movimiento y la sensación de los hombros, los codos, las muñecas y las manos. En el caso de Carrillo, había una parálisis del hombro y el codo.

El Dr. Chim evaluó la estimulación del brazo de Carrillo realizándole una electromiografía, que es un procedimiento que examina la función de los nervios y la manera que alcanzan los distintos músculos, para detectar si existen daños en los nervios.

El. Dr. Chim decidió que el procedimiento con más probabilidad de devolverle el movimiento al brazo sería una neurotización (cirugía de transferencia de nervios). La cirugía transferiría nervios sanos y prescindibles y los desviaría para restaurar el funcionamiento de los nervios dañados. En el caso de Carrillo, el Dr. Chim transferiría una rama de nervios a los tríceps izquierdos hasta el nervio axilar, para devolverle la función al hombro.  También transferiría arte del nervio ulnar, responsable de la función de las manos, hasta los bíceps para devolverle la flexión al codo. La cirugía se realizó en diciembre de 2019.

Al pasar tres meses de la fecha de la cirugía, Carrillo empezó a recuperar el movimiento del hombro y al pasar un poco más de un año, recuperó el funcionamiento total del hombro, con una flexión fuerte del codo. Ya puede volver a mover la mano y flexionar la muñeca para poder llevar cosas en la mano.

“Estoy tan contento con la cirugía que realizó el Dr. Chim” dijo Carrillo.  “Muchísimas gracias a Dios y al Dr. Chim”

About the Author

Alisha Katz, APR's picture

Alisha Katz, APR

Marketing Manager

Alisha Katz joined the UF Health Communications team in 2015 and serves as the marketing manager for UF Health Surgical Services, UF Health Shands Transplant Center, UF Health Advanced Lung...Read More